Ponte de Lima – Rubiães

Datos Técnicos

  • Distancia: 17.8 Km.
  • Altura inicio/final: 6 m. / 195 m.
  • Desniveles acumulados:+497 m., -300 m.
  • Cartografía Carta Militar de Portugal 1:25000: 015, 028

Recomendaciones

La larga distancia, próxima a los 40 kilómetros, entre Ponte de Lima y Valença do Minho o Tui, hace más recomendable utilizar dos jornadas para cubrir ese trayecto. La parada en Rubiães nos va a permitir disfrutar con tranquilidad de esta bellísima etapa, en la que al final, además de la visita pausada a la iglesia románica de São Pedro de Rubiães, podremos descansar en un excelente albergue. A pesar de la corta distancia de la etapa, tenemos que afrontar la subida al alto de la Portela Grande de Labruja, que supone superar un desnivel de algo más de 400 metros. No obstante, la belleza del camino compensa con creces el esfuerzo. La señalización con flechas amarillas es excelente.

Remontando el río Labruja

Camino Torres Después de cruzar el puente sobre el río Lima y pasar el albergue de peregrinos, giramos a la derecha para comenzar a caminar por asfalto y luego por camino entre viñas hacia la Quinta do Arquinho. Cruzamos con precaución la carretera EN306 hacia la Quinta de Sabadão. El camino que hemos tomado va en paralelo continuamente al río Labruja, afluente del río Lima, y así continuará hasta llegar a la población de Labruja después de atravesarlo en dos ocasiones.

Camino Torres Desde la Quinta de Sabadão, por pista y después de pasar por debajo de un viaducto de la IP9, llegamos a Arcozelo, donde nos recibe la bonita iglesia de Santa Marinha, de cuyo origen románico del siglo XII conserva unas bellas hileras de modillones con cabezas de animales. Poco después en Regatal Costa cruzamos por primera vez el río Labruja, para continuar en paralelo por la otra margen, por un camino empedrado. Llegamos al Parque de Pescas Riba Rio, donde podemos hacer una parada para recuperar fuerzas. Continuamos por una pista y poco después cruzamos por segunda vez el río Labruja por un improvisado puente hecho con una viga metálica, justo al lado de un viaducto de la A3, a la altura de la Quinta das Borralhas, en un rincón que conserva la belleza a pesar de la presencia de la autopista.

Camino Torres Seguimos por una pista, que a veces nos deja ver el empedrado original, hasta llegar a Arco y los lugares de Salgueiro y Codeçal, donde nos recibe la entrañable ermita de Nª Sª das Neves con un cruzeiro en el atrio. Justo al lado se encuentra un bar-tienda que constituye el último lugar de avituallamiento hasta el final de la etapa.

Camino Torres Continuamos por una pista asfaltada que pasa por Balada y Espinheiros, y desde la que disfrutamos de unas bellas vistas del valle del río Labruja, la iglesia Matriz de Labruja dedicada a São Cristobão y, algo más a lo lejos, el Monasterio del Sr. do Socorro. Poco después llegamos a un lugar lleno de leyenda, la Fonte das Tres Bicas.

Camino Torres A partir de la Fonte das Tres Bicas comienza la verdadera subida al Alto da Portela de Labruja. Tomamos en primer lugar un camino empedrado entre sombras de viñas, que desemboca en una estrecha carretera asfaltada, que dejamos enseguida siguiendo hasta tres flechas amarillas pintadas sobre unos pinos que nos indican sin pérdida el desvío a seguir por un camino que afronta con decisión la subida. Con una señalización perfecta, y una pendiente importante, vamos transitando por una sucesión de sendas, pistas, caminos descarnados y caminos antiguos empedrados. Camino Torres El camino, aunque duro, es muy hermoso. Ya casi al final de la subida se llega a la Cruz dos Mortos o dos Franceses, que a semejanza a la Cruz de Ferro en el Camino Francés, está rodeada por un milladoiro de piedras, entre las que destacan alguna grabadas con inscripciones junto con otros objetos de todo tipo dejados por las personas que por allí van pasando. Finalmente, después de la dura subida, se llega al Alto da Portela Grande de Labruja, a la altura de la casa de Guarda Forestal. Desde aquí comenzamos una pronunciada bajada. Entre pinos llegamos a Aqualonga, con un grupo de molinos muy bien conservados. Por pistas y caminos empedrados llegamos al pequeño puente romano de Aqualonga, desde donde divisamos la iglesia de São Paio de Aqualonga.

Camino Torres Un camino empedrado nos lleva a dar a la carretera N201 a la altura de São Roque. Seguimos por asfalto unos metros hasta dar con la ermita dedicada al santo e inmediatamente desviarnos por un camino a la derecha. En este punto vuelve a coincidir nuestro camino con la Vía Romana XIX y encontramos mojones de marcación de la misma. El camino recorre un bosque en las estribaciones del Monte da Costa y cuando llegamos a la altura de un cruzeiro, veremos a la izquierda la maravillosa iglesia románica de São Pedro de Rubiães que merece una pausada visita. En su atrio veremos un miliario romano de la vía XIX construido en tiempos de Caracalla, como su inscripción confirma, a pesar de no disponer de una parte por haber sido utilizado como sarcófago en la época medieval.

Camino Torres Desde aquí un agradable camino nos lleva al albergue de Rubiães, en un estado impecable, ubicado en la antigua escuela. En sus proximidades dos restaurantes nos permitirán reponer fuerzas.

Fotos del camino


Fotos de Rubiães

Mapa de la etapa

Perfil de alturas de la etapa
Enlaces

Tracks

Los comentarios están cerrados.